4.27.2006

Instructivo para Formadores de Preparadores

LOS PREPARADORES DE LA MISIÓN SUCRE
Instructivo para Formadores de Preparadores


Antecedentes.
Bases para la incorporación de preparadores.

Directrices para la incorporación de los preparadores.
Requisitos para ser preparador.
Convocatoria y selección de preparadores y preparadoras
Notas prácticas.
Temario para un programa de formación permanente.
El curso inicial para preparadores de la Misión Sucre.
Primera sesión con los Preparadores.
Primera sesión con los Formadores de Preparadores.
Programa genérico para un primer Taller con los Preparadores.

Antecedentes
1. Inicialmente se contó en la Misión Sucre con la figura del facilitador (que acompañaba a cada grupo del PIU) y del coordinador de facilitadores (1 coordinador por cada 10 facilitadores).
2. El perfil propuesto para los facilitadores los identificaba como estudiantes universitarios (del 5° semestre en adelante) o TSU, comprometidos con el proceso de transformación. En la selección de los facilitadores se contó con el apoyo de las fuerzas estudiantiles bolivarianas.
3. El trabajo del facilitador ha estado orientado al acompañamiento integral de cada grupo de estudio, siendo el responsable de la administración de equipos y materiales para las teleclases, canalizando las dudas de los estudiantes y apoyando las gestiones del grupo. Se ha exigido además que el facilitador actúe como animador del grupo, incentivando la proyección comunitaria, la formación sociopolítica y promoviendo actividades que enriquezcan los procesos formativos.
4. Además del coordinador (cuya función es de enlace operativo con la coordinación municipal), cada tres grupos (y tres facilitadores, por tanto) contaban con el apoyo de profesores-asesores en las áreas de Matemática, Lengua y Comunicación y Venezuela en el Contexto Mundial.
5. El número de facilitadores activos al 12 de septiembre de 2005, era de 3.237. Contando con 586 coordinadores (este número obedece a que en localidades con menos de 10 secciones también fue nombrado un coordinador).
6. Sin embargo, el número de facilitadores fluctúa (depende del número de secciones de PIU abiertas en un momento determinado). En promedio se ha contado con 4.200 facilitadores activos y han participado en esta función más de 7.000 personas.

Bases para la incorporación de preparadores
1. Conforme a los fundamentos conceptuales de la Misión Sucre y de los postulados curriculares de los Programas Nacionales de Formación se propicia un estilo educativo que comprende al menos las siguientes características:
a. Una educación incluyente, que abarca distintos tipos de estudiante (trabajadores, desempleados, estudiantes a dedicación exclusiva, jóvenes y adultos). Lo cual supone el reconocimiento de la diversidad humana en sus distintas dimensiones y, entre otras cosas, la flexibilidad para la integración de estudiantes con distintas dedicaciones y expectativas.
b. Una valoración del aprendizaje colectivo, la solidaridad y la corresponsabilidad como valores asociados a la construcción de una sociedad más humana. Óptica que reivindica el grupo de estudios y el trabajo integrado con la comunidad, superando la preeminencia del individualismo y la competencia característicos del sistema educativo tradicional y el orden social que queremos superar.
c. Una visión integradora de los campos de conocimiento en contraposición a las ópticas fragmentarias e hiperespecializadas. Haciendo énfasis en el carácter histórico y dinámico de la construcción del conocimiento así como en el tratamiento y comprensión de las situaciones y problemas en su totalidad, desde enfoques transdisciplinarios.
d. La integración de los estudios, el mundo del trabajo y la comunidad; en la búsqueda de aprendizajes que integren teoría y práctica, se fundamenten en el diálogo de saberes, fomenten el reconocimiento y comprensión de nuestra realidad como diversa, alienten el sentido de pertenencia y arraigo y resulten pertinentes a nuestras particulares condiciones.
2. Esta es sin duda, una perspectiva en construcción, que involucra esfuerzos continuos, requiere la comprensión y el compromiso de todos los actores y exige apoyos múltiples. En este sentido, el preparador (el estudiante avanzado que apoya y acompaña a estudiantes noveles) puede jugar un papel de primer orden siempre que cuente con formación previa y permanente, y esté claramente comprometido con el proceso de transformación educativa, política y social.
3. La participación del preparador es vista desde una perspectiva político-educativa, que se aleja de la visión instrumental, pues no se trata solamente de ayudar a pasar materias, sino de generar aprendizajes, profundos, potentes y contextualizados, de fomentar el estudio en solidaridad, de aprender a comprender y transformar, de acompañar la conformación de redes de conocimiento vinculadas a cada localidad.
4. Se rescata del papel tradicional de los preparadores: la creación de vínculos solidarios entre estudiantes de distintos niveles, la facilidad de comunicación entre estudiantes (la confianza para preguntar y cuestionar, la cercanía entre los abordajes de los asuntos por parte de personas que se inician en un conocimiento), así como el valor de aprendizaje que tiene la preparaduría para los propios preparadores (pues muchas cosas solo se aprenden cuando se intentan explicar a otros).

Directrices para la incorporación de los preparadores

¿Dónde?
Los preparadores se incorporarán en los siguientes ámbitos:

a. El trayecto inicial de los PNF, que comprende las unidades curriculares de Matemática I, en el caso de los programas de orientación científica, técnica o administrativa (u otra introductoria al programa en los casos de áreas humanísticas). Proyecto Nacional y Nueva Ciudadanía y, Lenguaje y comunicación.
Se incorporan dos preparadores por cada dos grupos: uno con competencias en el área de matemática o de la unidad introductoria al programa (preparador específico) y, otro, orientado hacia las otras unidades curriculares (que, como se sabe hacen énfasis no sólo en sus propios contenidos, sino también en el desarrollo de competencias comunicativas, para la lectura exploratoria y crítica, la búsqueda, selección y registro de información y la producción escrita).


Los programas a partir del segundo trayecto, donde se incorporará un preparador por grupo de estudio.
En este caso se trata de un estudiante avanzado (o técnico superior) en áreas afines al PNF, que pueda acompañar el proceso de aprendizaje en todas las unidades curriculares (preparador integral).


Segundo trayecto en adelante, podrá incorporarse, luego de que la coordinación del programa determine la necesidad, un preparador específico para apoyar un área particular.
En este caso el preparador apoyará varios grupos de estudio según las necesidades.


A modo de ejemplo se incluye el gráfico siguiente del Programa Nacional de Formación en Sistemas e Informática:



¿Cómo? Las coordinaciones académicas de los distintos programas de formación serán las responsables de la selección e incorporación de preparadores según las necesidades y grupos de estudio de cada programa en cada localidad.
Para la realización de esta tarea contarán con el apoyo de los coordinadores regionales de la Misión Sucre, y de los coordinadores de aldea.
Los preparadores estarán asociados a un grupo de estudio en el caso del preparador integral o a varios en el caso del preparador específico.
El seguimiento administrativo y académico de los preparadores y preparadoras será responsabilidad de la coordinación de cada programa de formación.
La formación de los preparadores será integral según el esquema siguiente:

A. La formación de los preparadores y preparadoras en lo académico, es decir, lo concerniente a las unidades curriculares que deberá apoyar, será atendida por el equipo de profesores asesores con los que trabajará cada preparador o preparadora, y será responsabilidad de la coordinación académica de cada programa de formación.

B. La formación en lo socio político y otros componentes relacionados con el SER del preparador y su acción hacia el grupo, se hará de manera transversal (preparadores de todos los programas juntos) y será atendida por un grupo de Formadores de Preparadores seleccionados por una Coordinación Nacional De Formación De Preparadores, integrada por un representante de cada programa de formación.
Cada Formador atenderá aproximadamente 20 preparadores y deberán pertenecer a la misma localidad en que habitan los preparadores.
POR EJEMPLO: Supongamos una aldea universitaria donde se dan actividades académicas de tres programas nacionales de formación conforme a la siguiente distribución:


El formador de preparadores organiza actividades de formación regularmente donde participan los preparadores de todos los programas.
Además podrá incluir a los preparadores de otra aldea cercana hasta un máximo de 20 preparadores, de manera que él solo pueda facilitar talleres, diálogos, actividades con todo el grupo.


Incorporación de preparadores y preparadoras a los programas de formación de la Misión Sucre.

PAUTAS PROCEDIMENTALES
Papel de trabajo


1. La Coordinación Nacional de Formación de Preparadores determinará el lapso durante el cual un estudiante puede ser preparador. Se consideran las siguientes opciones hasta ahora:
a. Durante un trayecto sujeto a evaluación y reincorporación
b. Durante un trimestre sujeto a evaluación y reincorporación
2. Debe haber un mecanismo para evaluar el desempeño de cada preparador al finalizar el lapso durante el cual trabajó.
a. Se propone una evaluación realizada por los estudiantes y otra por el coordinador de aldea.
b. Estas evaluaciones deben ser validadas por los Coordinadores Regionales de los Programas de Formación.
3. Se entiende que el seguimiento académico del trabajo de los preparadores será realizado por las mismas personas que realizan el seguimiento a los profesores asesores.
a. El coordinador de aldea es quien realiza esto hasta el momento.
Se pedirá a los coordinadores regionales de la Misión que propongan a la coordinación nacional de formación de preparadores una lista de candidatos a formadores en concordancia con las necesidades por municipio. (un formador por cada 20 preparadores)
El Ministerio de Educación Superior junto con la Fundación Misión Sucre determinarán el mecanismo para el registro de preparadores y de Profesores Formadores de Preparadores (ya son profesores de la Misión Sucre) en el sistema administrativo de la Fundación Misión Sucre.
Los Formadores de Preparadores son Profesores de la Misión Sucre y por lo tanto ya deben estar registrados en el sistema.
Los preparadores están asociados a uno o dos grupos de estudio, se entiende que estos grupos ya deben estar registrados en el sistema.
Cada Formador de Preparadores tendrá a su cargo un grupo de 20 preparadores como máximo, se pueden dar algunas excepciones dependiendo de las circunstancias locales.